MUJER GUERRERA

La idea de mujer guerrera surge en el año de 1990 aproximadamente; no es si no hasta el 2012 donde se logra concretizar. Este tiempo fue necesario para aumentar conocimientos en la defensa personal y para poner en práctica los elementos básico e indispensables que Mujer Guerrera usa para tener una estrategia efectiva en la prevención del delito. Surge de la necesidad de generar consciencia a las mujeres, de que todas tenemos es derecho y la obligación de defendernos pero sobre todo a NO PONERNOS EN SITUACIONES DE RIESGO y que no necesitamos ser karatecas, grandes, fuertes y musculosas para hacerlo. Mujer Guerrera enseña a potencializar la energía del cuerpo de manera positiva. A creer en la intuición y a evitar situaciones de peligro. Ya que conociendo a distinguir las distancias y dinámicas del conflicto o peligro; tendrás mayor control del entorno. Vivirás alerta y no temerosa. Consciente de vivir en momento presente; que es estar en el aquí y el ahora. Fijándose de lo que haces con tu cuerpo y lo que sucede a tu alrededor. Una mujer guerrera está preparada para responder de la mejor manera ante cualquier situación. Una mujer guerrera es aquella que no se da por vencida. Está en uno misma tomar la decisión de NUNCA JAMÁS permitir una agresión de cualquier tipo. Dejar de ser víctima para ser protagonista de nuestra vida.

Mujer Guerrera es para TODAS la mujeres.

Te enseñamos a no ponerte en situaciones de peligro a hacer consciencia de tu entorno y a creer en ti. Fortaleces tu Mente y tu Espíritu. Aprendes a utilizar tu cuerpo de manera efectiva.

¿Sabía usted que la violencia es la 5ta causa de muerte de mujeres en México?

Ésta podría reducirse de gran manera, si tan sólo supieran que hacer en un caso como este.

Descubre

Lo mejor de ti.

 

La mujer es mucho más fuerte y poderosa de lo que generalmente piensa. Y por ignorancia permite agresiones que podrían evitarse.

 

La energía de las personas dice mucho y es clave para percibir lo que pasa en el entorno. Vivir en momento presente nos abre a estar conscientes de nuestro cuerpo y lo que sucede a nuestro alrededor, haciéndonos más alertas y menos temerosas.